miércoles, 6 de enero de 2010

Entre latitudes - RODRIGO VERDUGO PIZARRO



Se saca el día la envoltura del espacio
quedan encrucijadas, perfiles dibujados en las paredes
tú y yo y nuestro préstamo de cenizas
tú y yo que desentrañamos la noche.
Alguien hablaba de nacer o morir
mientras dejábamos un solo murmullo
en la formación de las agujas.
Le dábamos su totalidad al ángel que se quemó
los ojos con opio y con semen.
Éramos los únicos que sabíamos que el centro de la tierra
sólo aparece al contacto de una boca.
A nuestro alrededor pasaban noches encargadas por las espinas.
Se daban inagotables los remolinos convidados a los miembros.
Una venganza de latidos aparentaban las olas.
Ahora lo que guardo de ti es un soplo que sobrevive
en las costas.
Siempre advienes con eso que le rapta la noche a la sangre
pero no es lo único.
La voz del cielo pasa por ti y sin volverse mineral
te deja caer para mis hilos mortales.

1 comentario:

Diana Camacho Briceño dijo...

Es una lástima que se siga publicando este poema siendo que el autor traiciono lo poco y nada que le quedaba de lealtad a la persona que se lo escribio. Gracias